Qué es la comunicación asistencial

Para entender qué es la comunicación asistencial, la podemos definir como el flujo de información eficiente y bidireccional entre los profesionales sanitarios y cada paciente. Debe asegurarse a las personas que precisen de una atención especial, bien por su condición física, bien por alguna diversidad funcional.

Al hablar de comunicación asistencial, solemos referirnos, por defecto, a la comunicación con pacientes ingresados, no con los ambulatorios, aunque el concepto engloba a ambos, junto a sus familiares o cuidadores. A continuación, exponemos por qué la inversión en la comunicación con cierto tipo de pacientes no permite dejar nada al azar.

¿En qué consiste la comunicación asistencial?

La comunicación entre el profesional sanitario y el paciente es una pieza indispensable para lograr una asistencia óptima.

Frente al desempeño de la medicina ambulatoria, donde buena parte de la comunicación combina el aspecto verbal y el no verbal, donde sanitario y paciente suelen verse directamente, en el caso de la comunicación asistencial para hospitales se precisa disponer de equipos capaces de permitir enviar mensajes hasta en las peores condiciones posibles. No todos los enfermos ingresados en un hospital son capaces de hablar en todo momento o de utilizar modelos antiguos de intercomunicadores para la llamada paciente-enfermería.

La importancia de una buena comunicación bidireccional entre profesionales sanitarios y pacientes

Hay varios discursos o maneras de comunicarse con un paciente. El profesional sanitario puede adaptarse a diferentes modelos para lograr una comunicación más exitosa, entendiendo por éxito el flujo y comprensión de toda la información que se necesita transmitir, pero también el componente emocional, que puede ser decisivo en la elaboración de un duelo, cuando no hay solución y se deriva al paciente a cuidados paliativos, o en la adherencia de otro paciente al tratamiento.

Sin embargo, en casos de urgencia y situaciones en las que los segundos cuentan, lo importante es que la comunicación se pueda llevar a cabo. Esto se ve a menudo en los servicios de urgencias, pero también en las UCI, incluso en las salas de reanimación.

Qué es la comunicación asistencial

El aviso a un enfermero puede salvar la vida a un paciente que, por lo general, no dispone de una persona que le vigile las 24 horas. También hemos de pensar en las personas intubadas, las sedadas, los ancianos y en cualquier perfil que pudiera presentarse. Por ello, los dispositivos para esos avisos de emergencia deben ser multicanal y no depender de un único dispositivo de transmisión.

Si deseas obtener información sobre nuestros sistemas de intercomunicación para hospitales, contacta con Advantecnia.

Gestión de la comunicación hospitalaria: la tecnología al servicio de la seguridad

Se puede asegurar, por tanto, que la comunicación eficaz es una premisa para lograr cumplir con el juramento hipocrático. En el caso de los enfermos hospitalarios debemos sumar la seguridad a las exigencias de los dispositivos empleados para la comunicación asistencial.

Se necesitan sistemas multicanal, accesibles a cualquier paciente, y no es lógico disponer de varios aparatos independientes, habiendo sistemas todo en uno más efectivos. Estos sistemas que se adaptan a las necesidades de cualquier tipo de paciente implican el uso de software avanzado, no solo hardware.

La gestión de la comunicación hospitalaria debe ocuparse también de departamentos en principio ajenos al paciente, como pueden ser los laboratorios o centralita. Todo está interconectado y no es admisible que un error demore una atención prioritaria.

En relación con el punto anterior, los ingenieros encargados de la gestión de las comunicaciones dentro de un hospital o de un centro asistencial han de asegurar la fácil detección y corrección de averías, así como la disposición de un servicio técnico rápido cuando se produzcan daños no reparables in situ.

Para asegurar la comunicación asistencial a pesar de los incidentes, se suelen seleccionar dispositivos que funcionan a la vez, pero con diferentes tomas de alimentación. Por ejemplo, el cabecero hospitalario se alimenta de la corriente eléctrica, aunque también permite conexiones a gasómetros y dispositivos diagnósticos que funcionan con un sistema plug and play o similar.

A su vez, los cabeceros hospitalarios, que suelen incluir el dispositivo de llamada paciente-enfermería, se refuerzan cuando es preciso con cámaras de vigilancia remota a cargo de los enfermeros. De esta forma, unos pocos profesionales sanitarios son capaces de detectar las urgencias e imprevistos de un buen número de pacientes con mucha más eficacia que si estuvieran realizando rondas y visitas habitación por habitación. Así se logra optimizar, por tanto, el trabajo de vigilancia a los pacientes más delicados.

La normativa española relacionada con la seguridad de los elementos empleados para la comunicación entre pacientes y personal sanitario se encuentra recogida en la norma DIN VDE 0834 partes 1 y 2: 2000-04. No es obligatoria, aunque los aparatos que la cumplen ofrecen una garantía adicional al centro asistencial.

La norma DIN VDE 0834:2000-04 es un compendio de requisitos mínimos:

  • Llamadas que se indican tanto de manera acústica como visual.
  • El color rojo indica llamada, mientras el verde señala la presencia.
  • Valores mínimos y máximos en el tono y el volumen de las señales acústicas.
  • Los dispositivos contarán con un sistema de avisos en caso de desconexión, lo que no exime de su supervisión constante.
  • En cualquier caso, el paciente puede establecer una comunicación normal, directa. Dicha comunicación no podrá ser cortada o suspendida a distancia, es precisa la asistencia a la habitación en la que se encuentre el paciente.
  • Los dispositivos como cabeceros hospitalarios incorporarán lo que se conoce como lámpara tranquilizadora.

La labor hospitalaria debe ponerse en el lugar de todos los pacientes. Esto obliga a invertir en una serie de dispositivos que aseguren la correcta comunicación entre el enfermo y el personal sanitario en cualquier circunstancia, con independencia de si el paciente presenta alguna limitación física o sensorial.

Al pensar en hospitales y centros asistenciales para mayores o discapacitados, hace falta recurrir a la definición más extensa para que la respuesta a qué es la comunicación asistencial no permita dejar ningún cabo suelto.

Últimos posts
Comparte
Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en twitter